Artículos

02/05/2018
Tecnología y redes sociales:
¿Las utilizas o te utilizan?


Muchas cosas en la vida parecen ser un “arma de dos filos”. Por ejemplo, si hablamos del tema de las emociones podemos encontrarnos con que el enojo puede ser positivo cuando necesitamos reclamar alguna injusticia pero puede ser negativo cuando nos “saca de nuestras casillas” y decimos aquello que no queríamos decir. Lo mismo sucede en el caso de la tecnología. El presente artículo pretende mostrar ambas caras de la tecnología; tanto lo positivo como lo negativo.

Comenzaremos por destacar los beneficios que ha traído consigo el uso de la tecnología. Gracias a la tecnología podemos alcanzar lo que hasta hace algunos años parecía imposible. ¿Quién se iba a imaginar poder tener contacto con personas de prácticamente todo el mundo al instante? ¿O estar enterado de lo que sucede en todos los países con sólo un click? Indudablemente la tecnología ha acortado distancias y hecho todo mucho más rápido. Hablando en términos de educación, actualmente las nuevas tecnologías permiten que los niños aprendan de una manera más rápida e interactiva. Para ello existen diversas plataformas y aplicaciones con distintos contenidos educativos al alcance de una computadora, smartphone o tableta. También las hay para el aprendizaje de idiomas, lo que hace más accesible el estudio de los mismos.

Es cierto que las nuevas tecnologías y sobre todo las redes sociales nos acercan con las personas que viven lejos de nosotros de forma fácil y sencilla, cosa que hace años era muy tardado y en muchas ocasiones algo costoso; pero si no las utilizamos de forma adecuada puede resultar contraproducente, nos puede alejar de aquellas personas que están cerca de nosotros. Un ejemplo claro lo vemos en las comidas familiares en las que en vez de una conversación nos encontramos con “extraños” que comen juntos, todos absortos con sus celulares, o con parejas en las que el uso del celular de forma indiscriminada va afectando la relación. Otro ejemplo de un mal uso de la tecnología es por ejemplo el niño que se sienta frente a una computadora a hacer una tarea, pero al final del día no la hizo porque se puso a jugar algún videojuego o a simplemente estar revisando las redes sociales.

A continuación te presentamos algunos consejos prácticos para utilizar de manera adecuada las nuevas tecnologías:

● El ejemplo arrastra: Ser ejemplo de aquello que queremos inculcar en nuestros hijos, es decir, si yo estoy “metido” en el celular gran parte del día y apenas tengo tiempo de voltear a ver a mi hijo ¿cómo esperaría que él no estuviera embobado con sus dispositivos?

● Utilizar filtros en los dispositivos tecnológicos para cuidar que se navegue en un ambiente seguro y prevenir el acceso a sitios o contenidos indeseables..

● Mantener siempre un diálogo abierto y de confianza con los hijos para estar enterados de lo que acontece tanto en su mundo real como en su mundo virtual.

● Formar un criterio en nuestros hijos de manera que sean capaces de discriminar la información o contenidos adecuados de los falsos y perjudiciales.

A final de cuentas todo se reduce a un acompañamiento cercano de parte de los padres con los hijos, no solo en las tecnologías, sino en la vida diaria.

Para profundizar más en el tema les recomendamos la siguiente página web: http://www.interaxiongroup.org/

LCF Anahí Ruvalcaba y LCF Francisco Peralta