Artículos


30/01/2018
CUANDO LA PSICOTERAPIA NO ES SUFICIENTE

En el ir y venir cotidiano, el hombre camina con miedos, depresiones, angustias, obsesiones, … Algunas veces se pregunta el por qué de estas realidades, incluso se anima a buscar ayuda psicoterapéutica para liberar estas ataduras. Es un paso importante, sin embargo, en no pocas ocasiones el proceso es lento, y la necesidad de la liberación parece expresar un grito de urgencia.

Las raíces de todas estas turbulencias interiores muchas veces se gestan en el útero y en los primeros años de vida. (Injusto culpar a nuestros padres, ellos dan lo que pueden) La mente recibe todo y no está preparada para procesarlo.

La psicoterapia sin duda es una herramienta valiosa. Sin embargo, hay una forma de acortar el camino o de sanar ciertas heridas o situaciones, que solo son liberadas a través de la gracia de Dios.

Hay heridas transgeneracionales, que se dan por las prácticas de ocultismo de nuestros antepasados; la cartomancia, el yoga, el reiki, astrología, brujerías, conductas de asesinato, alcohol, infidelidad, suicidios, depresión, amargura, odios, quejas, envidias, rechazo de Dios, blasfemias…. Los efectos de estas conductas se transmiten y causan mucho daño.

Necesitamos sanar a fondo esas historias. La buena noticia es que hay un Médico, Jesús, que es el Único que puede sanar a fondo todas las heridas y hacer de cada persona un hombre nuevo, un hombre que pueda vivir su historia en la libertad de los hijos de Dios.

Los medios que este Médico nos ofrece:

- Confesión. Recuperar la vida de gracia que nos prepara a recibir nuevas gracias.
- Su Palabra
- Eucaristía. Recibirla como alimento. Y ponernos frente a ella para adorarla y para ser transformados.
- El Rosario. María es la encargada de distribuir todas las gracias de su Hijo.
- Oración de sanación.

Jesús y María camino seguro a la salud a la libertad. Tengamos confianza, ánimo y pongámonos en marcha.

María Teresa González Maciel
Psicoterapeuta de Pareja.