Artículos


09/01/2018
EL AMOR SE PRESENTA.

Una vez mas el amor se presenta.

María hoy, nos sigue ofreciendo a su hijo.

A los 40 días según lo prescrito por la ley del Señor, llevan a presentar a Jesús al templo. Hoy María continúa presentando a su Hijo en el templo. Templo que somos cada uno de los hijos de Dios.

Jesús llega, toca, transforma…. La pregunta es; ¿Estamos preparados para recibirlo?

Tenemos dos personajes, testigos oculares. Justo lo que se necesitaba según la ley de Israel para dar fe de autenticidad.

El anciano Simeón. Hombre justo y piadoso. Es decir, un hombre que vive según la ley de Dios, tiene un gran amor a Dios y a los demás. Tiene las características que permiten reconocer, abrazar al Salvador. Se llena de gozo al ver la promesa cumplida del Mesías que trae la luz que disipa toda tiniebla y sombra de muerte. (odio, rencor, egoísmo, mentira…). Y festeja la llegada del Único que es capaz de secar toda lágrima, de colmar de gozo abundante, el corazón abierto, que sabe reconocerlo, recibirlo.

También tenemos a la profetisa Ana. Igual que Simeón vivía en oración, en diálogo con Dios. Diálogo que les permite ver, lo que otros no pueden ver. Ana es colmada de profunda alegría y como buena profetisa. Permite que Dios hable por su boca a todas las personas que encuentra en su camino. La llegada de Jesús. Ante este ofrecimiento de María. Podemos responder positivamente. Y convertirnos en eslabón de una cadena que vaya ofreciendo esa luz recibida, ese alimento hecho pan, esa verdad hecha Palabra ese camino hecho vida, esa Vida que lleva a la libertad, que lleva a la unión eterna con el AMOR.

María Teresa González Maciel
Maestra en Psicoterapia de pareja